Héctor A. Gil Müller

Bienvenido a este espacio de reflexión, donde lo único que se pretende es que veamos las mismas realidades pero con diferentes ojos.

viernes, 4 de marzo de 2011

Revoluciones

La complejidad del entorno internacional ha marcado la creación y destrucción de paradigmas. Hoy vemos revoluciones que se gestan sin lideres, movimientos sociales cíclicos como aquellos de las década de los 60. Vemos la comunicación intersocial de ciertos valores.
Una región conservadora como lo era oriente, con un potencial de aprendizaje avido, como siempre ocurre en las restricciones, ha sido facilmente sumergido en protestas y disturbios con una sola finalidad, generar un cambio. La concreción del cambio en Egipto ha animado en toda la región la esperanza en el seguimiento de estos movimientos. Así el entorno la crisis económica ha disparado una crisis social, esto sólo concluirá en una crisis política que cambiará (hará crisis) en la cultura.
Me permito esbozar algunas ideas sobre el desarrollo de estas revueltas. Para todos es evidente que el liderazgo no se ha concretado en una persona si no en una generación, una generación de informados ciudadanos con acceso a redes sociales que han permitido invocar la atención del mundo entero en la que seguramente marcará un nuevo estilo de Revolución, no debemos olvidar que una revolución es un movimiento social interno que concluye en una modificación constitucional, es decir en un cambio de instituciones, así la imagen que teniamos de otras famosas revoluciones mundiales como la Francesa, Rusa, Cubana, Americana y Mexicana hoy debemos agregar esta, la revolución egipcia, nuevamente la sociedad se alzó ante un faraon canonizado por el entronamiento, terco de poder tuvo que dimitir, y aunque entregó el poder a un cuerpo militar, hasta ahora se percibe una transmisión pacífica del poder, inteligente y civilizada. Ver como se ha restringido las operaciones de la bolsa del Cairo para evitar su derrumbe me habla de una continuidad económica necesaria para una potencia turística como lo es la milenaria nación. Es de sumo interes advertir como ese movimiento no requirio un liderazgo único, si no un liderazgo social, entronizado por la información motivó a jovenes, viejos y niños a enfrentarse a una realidad versus una virtualidad, es decir admirar su propia nación con los ojos con la ven otros.
El triunfo ha hecho eco en una región de dictadores cuyas economías van a la baja ante la profecía casi natural de inversionistas, los movimientos van a continuar se van a esparcir a muchas fronteras. Sin embargo, debemos advertir que ahora libia, sumida en los movimientos no ha visto esperanzas tan constantes como lo hicieron los Egipcios, con la derrota de la gente pudieran opacarse los movimientos aunque generaría una protesta internacional ante el dictador Gadafi. La comunidad internacional desea el triunfo de la gente, aunque ya no lo sigue con interes por ser una secuela de una pelicula ya vista en Egipto, los ojos sociales internacionales pierden interes muy rápido, se cierran ante la monotonía. Veamos en algunos días más como concluye esta historia de efervescencia social.
Destacar los elementos del liderazgo que ha advertido a Egipto que se pueden cambiar las cosas con el poder ciudadano unicamente fue: 1. La potestad de la voz, con las redes sociales, los medios masivos de comunicación, el mensaje es rápidamente disperso, y también rapidamente contestado lo que motiva e inspira. 2. La información base, partian de un modelo ya establecido, un modelo existente, la libertad adquirida en otros paises y promocionada con tal naturalidad que la vuelve envidiable, así como la Independencia americana motivó a muchos otros paises a lograrlo, la revolución francesa a mucho llevó a abandonar el esquema absolutista, la revolución rusa inspiró a moverse contra una economía aplastante y voraz, así para que el liderazgo social se ejerza es necesario que la sociedad mantenga una información base. 3. Seguimiento en muy corto plazo, seguir una eventualidad, actualizando en muy cortos periodos de tiempo, permite un seguimiento más interesado, la dispersión de capitulos y entregas forza el olvido y genera desinteres, el "bombardeo" de información permite una continuidad de un estado alerta, capaz de reaccionar diferente. 4. Necesidad comunitaria, importante y esencial elemento, debe existir un lenguaje en común, una cultura que no es necesariamente el resultado de la lingüística y de la nación, se trata de una vinculación entre todos de una misma necesidad y de una misma fortaleza. Mucho de la crisis mundial versa sobre la incoherencia entre ricos y pobres, que aun y cuando en un mismo país comparte un mismo idioma y una misma tradición nacional no tienen una cultura en común, un mismo problema, un mismo interes.

Por ello y por mucho más solo le resta al escribano decir felices revoluciones.


Imprimir

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal